Brand Hero

Lakeland Europe Blog – española

Lakeland Europe Blog Lakeland Europe Blog – Français Lakeland Europe Blog – Deutsch Lakeland Europe Blog – española Lakeland Europe Blog – Italiano Lakeland Europe Blog – Nederlands Lakeland Europe Blog – Polski
 English  Français  Deutsch  española  Italiano  Nederlands  Polski

El matrimonio entre EPI... ¿es "para bien o para mal"?

Las normas de la CE identifican los tipos de protección como asuntos claramente independientes... se habla de protección contra sustancias químicas, o bien de protección contra el calor y la llama, o bien de protección contra arco eléctrico, y así sucesivamente. Esto resulta cómodo... pero no es realista. Las aplicaciones suelen implicar más de un peligro; es posible que se necesite protección contra sustancias químicas y calor y arco eléctrico. La mayoría de los usuarios deben hacer frente no solo a un peligro, sino a varios.

La solución evidente es el "matrimonio" entre los tipos de protección combinando los EPI. ¿Pero está este matrimonio destinado a ser eterno? ¿O va a ser un fracaso para los EPI? ¿Afectarán a uno las características del otro? Esto puede ocurrir y de hecho ocurre, y los usuarios deben ser conscientes de los posibles peligros que pueden aparecer...

Pyrolon CRFR over TPG.pngEste problema tiene dos variantes:

  • Hay que llevar dos tipos de EPI que protegen diferentes partes del cuerpo
  • Hay que llevar dos tipos de protección en una misma parte del cuerpo para otorgar diferentes tipos de protección

La primera de las dos tiene una resolución fácil. La óptima compatibilidad entre los diferentes EPI es principalmente responsabilidad de los fabricantes. Para los usuarios, la cuestión es: "¿en qué medida funcionan bien los diferentes artículos de EPI juntos?" Por ejemplo, ¿encaja bien la capucha de un mono en el borde de una máscara facial? O bien, ¿cuál es la eficacia de la unión entre las mangas del traje y los guantes de protección química? A menudo se improvisan soluciones, tales como aplicar cinta adhesiva en las uniones. Sin embargo, este tipo de soluciones no se ha probado y merece la pena buscar otras mejores, tales como las capuchas con un ajuste y un sistema de conexión de guantes perfeccionados.

Los peligros de combinar los EPI

En cuanto a la segunda variante, su tratamiento es más complejo, en parte porque los problemas son menos evidentes, y también porque es posible que no se disponga de solución inmediata. En las prendas de protección, un buen ejemplo es la costumbre de llevar un traje estándar desechable de protección química ENCIMA de un traje diseñado para proteger contra peligros térmicos.

Muchos usuarios deben llevar una prenda de protección térmica, "PPT" (por ejemplo, Nomex®, algodón ignífugo o similares) para protegerse frente al riesgo de llama y los peligros del calor. Sin embargo, muchas aplicaciones requieren además protección química y la solución de la que se suele abusar es llevar un traje de protección química ENCIMA de la PPT. Puede que esto se haga también porque las PPT son caras y su lavado es costoso, además de reducir la vida útil, de modo que una prenda estándar desechable llevada encima parece una forma eficaz de minimizar los costes. Sin embargo, esta solución es un problema serio que podría poner en un compromiso la protección térmica suministrada, quizás incluso de forma crítica.

Las prendas de protección térmica funcionan creando una barrera a la energía calorífica entre la fuente de calor y la piel de quien las lleva. Sin embargo, los trajes de protección química estándar prenderán y arderán, gotearán residuos fundidos y ardiendo y se adherirán a las superficies, incluido el tejido de la PPT que se lleva debajo. Es más, los trajes desechables están fabricados de materiales termoplásticos que absorben la energía calorífica y la liberan lentamente en el tiempo: el polipropileno derretido y el polipropileno seguirán liberando energía calorífica mucho después de haber dejado de arder.

El resultado es que la energía calorífica atraviesa hasta la piel de quien lleva la prenda mucho después de haberse extinguido la fuente de calor. También bloquea los poros en el hilado del tejido de la PPT, creando un "efecto invernadero" que conserva la energía calorífica junto a la piel. En otras palabras, el mono desechable se convierte él mismo en una fuente efectiva de calor al tiempo que destruye la protección térmica que ofrece la PPT.


TPG and disposable body burns.jpgNo se trata solo de algo teórico. Las pruebas térmicas con maniquíes indican la efectividad de la PPT utilizando un "arco eléctrico" artificial para predecir la extensión de las quemaduras corporales de 1.er y 2.º grado. Se han realizado pruebas independientes de varios trajes de protección química llevados encima de prendas de protección térmica. Los resultados son alarmantes:

La quemadura corporal previsible para la PPT sola fue del 37%, con quemaduras de 1.er grado únicamente (Mapa de quemaduras corporales 1). Pero con un mono estándar desechable encima de ella, la quemadura corporal previsible aumentó al 53% con extensivas quemaduras de 2.º grado (Mapa de quemaduras corporales 2). Las zonas en rojo indican dónde se produjeron las quemaduras de 2.º grado... sobre todo en los brazos y las piernas, justamente donde en el vídeo de la prueba se ve que el polímero desechable sigue ardiendo mucho después de que se haya extinguido la fuente de ignición. Este aumento de las quemaduras corporales del 37% al 53%, así como las quemaduras más profundas que se produjeron, podrían suponer fácilmente la diferencia entre la vida y la muerte.


TPG + Pyrolon CRFR body burn.jpgAfortunadamente, existe una solución. Se dispone de prendas retardantes a la llama desechables de diseño adecuado para sustituir a estas prendas estándar desechables. El mapa de quemaduras corporales que figura más abajo (Mapa de quemaduras corporales 3)corresponde a la misma serie de pruebas, que incluyó un Pyrolon CRFR, un traje de protección química diseñado específicamente con propiedades retardantes a la llama y para ser llevado encima de la PPT.

En este caso, las quemaduras no solo son de 1.er grado, sino que la previsión de las quemaduras corporales se ha reducido al 24%. Por tanto, la protección térmica ha mejorado sustancialmente.

El quid de la cuestión es que en el matrimonio entre diferentes EPI, los usuarios deben comprobar siempre si el uso de uno tiene efectos en el funcionamiento del otro y, en ese caso, buscar una solución que garantice que este matrimonio es para mejor, y no para peor. Con el compañero adecuado, es posible que este matrimonio sea para toda la vida, si no es eterno...

 

© 2016 Lakeland Inc. All Rights Reserved.